domingo, 22 de marzo de 2009

CINCO ASPECTOS EN EL DESARROLLO DE UN COLPORTOR



Dios llamó en todo tiempo a hombres y mujeres para cumplir un sublime cometido, el llevar esperanza de vida al ser humano. Felicitaciones por responder al llamado y tu deseo de ser un canal de bendición.
Bienvenido a este ministerio de satisfacciones y bendiciones sin límites.

Compartimos parte de algunas consideraciones en el desarrollo de un colportor:
1. “El colportor no nace sino se hace” El colportor de éxito no es fruto del toque del Ada Madrina, esas cosas solo ocurren en los cuentos. El colportor necesitará tiempo, disposición y trabajo en adquirir cualidades para hacer una labor más eficiente. Depende del colportor si el aprendizaje sea corto o largo, pero al final el joven que persevera adquirirá el perfil de la eficiencia.

2. “El desarrollo constante del colportor no es una alternativa sino una obligación” El gran problema de los “talentosos” es que piensan que lo saben todo, y como lo “saben” todo no necesitan desarrollarse y como no se desarrollan quedan en la ignorancia y al final fracasan. El colportor tiene la obligación de estar dispuesto a aprender todos los días, a ser moldeado por el asistente, a absorber información y aplicarla.

3. “Los colportores negativos mueren en el desierto, solo los positivos ingresan a la Canaán del éxito” Cuando oramos a Dios, ¿Cómo le pedimos sus bendiciones? Decimos: ¿Qué sea tu voluntad? pero si la voluntad de Dios es predicar el evangelio a todo el mundo y que su palabra sea distribuida como hojas de otoño. Entonces ¿Por qué pedimos las bendiciones de Dios con duda o temor?, salimos al campo diciendo: ¿realmente me bendecirá? La inseguridad es el paso a la derrota, y la excusa al fracasado.

4. “Un día sin Dios es un día perdido” Para vender libros Lexus no necesitamos muchas cosas, solo técnica y perseverancia. Para distribuir el evangelio necesitamos el poder del Espíritu Santo, ya que el principal opositor a esta obra es Satanás. Alguien dirá: pero aquel colportor no se consagra y le va bien en el trabajo. Dios es misericordioso que a pesar del colportor obra en bienestar del que desea conocer el evangelio. “No he visto colportor exitoso que no tenga un culto personal exitoso”. Estamos hablando de la distribución del evangelio como hojas de otoño y no como hojas de invierno.

5. “Los carpinteros son diestros con el martillo como lo es el colportor con su libro” Es un escándalo ver a un guitarrista rascar grotescamente las cuerdas de su instrumento, así como un colportor con una presentación defectuosa, ojeando con desconocimiento su libro frente al cliente. El colportor es un artista con el libro en la mano. De sus labios salen palabras persuasivas y el toque de sus dedos hacen que los clientes queden admirados por el contenido del libro.


“¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sión: ¡Tu Dios reina!” Isa 52:7